Un 30% de las operaciones estéticas es por motivos laborales.

[box] La cara es la parte del cuerpo más demandada, seguida de la cirugía mamaria. El precio es el segundo motivo para no operarse, después del miedo.[/box]

El laboral es, según los pacientes encuestados, el segundo ámbito donde más les puede beneficiar el cambio en el aspecto que conlleva una intervención de cirugía estética.

Los resultados muestran que, aunque la satisfacción personal sigue siendo el motivo fundamental para someterse a una operación de cirugía estética, un 30% de los encuestados considera que el trabajo es donde más les puede beneficiar el cambio en el aspecto tras la intervención, por delante de las relaciones íntimas (13%) y sociales (5%). Del mismo modo, el entorno laboral es, para el 22% de los pacientes, lo que les ha animado definitivamente a operarse, con una influencia superior a la de los familiares o amigos (17%).

 

– La zona facial, prioritaria

Un 62% de los pacientes encuestados acude a la consulta con el objetivo de conseguir un cambio en el área facial (nariz, párpados, orejas, lifting, etc.). La cirugía mamaria (aumento o reducción)ocupa el segundo lugar de la clasificación (21%), seguida del contorno corporal y abdomen(19%).

La encuesta reafirma la idea de que las mujeres se preocupan más por su aspecto físico que los hombres (solo un 5% de las visitas) y el rango de edad donde se solicitan más intervenciones de cirugía estética es de los 45 a los 60 años. Se observa, también, que, de los datos extraídos de este rango de edad, el 65% se ha sometido a intervenciones de cirugía estética más de una vez y, por lo tanto, son pacientes recurrentes.

– Precio

El precio es el segundo motivo para no realizarse una operación de cirugía estética, después del miedo a no lograr el resultado esperado, que es la preocupación primordial para el 45% de las personas encuestadas. El factor precio se sitúa, por lo tanto, por delante del miedo a la operación en sí misma (18%) o el estado adecuado de las instalaciones, este último factor solo es la prioridad para un v2% de los pacientes.

La crisis económica ha conllevado que el precio de las intervenciones sea uno de los aspectos más valorados por los ciudadanos, hecho que potencia que, hoy en día, se ofrezcan soluciones estéticas milagrosas a bajo costo en multitud de establecimientos, que, muchas veces, no reúnen las condiciones de seguridad e higiene adecuadas.

Otro resultado de la encuesta es que la mayoría de los encuestados afirma que ha accedido a la consulta del especialista a partir de recomendaciones de personas de su entorno, un 11%, a través de la publicidad y de Internet, y solo un 1%, después de consultar asociaciones/sociedades de cirujanos plásticos reparadores y estéticos. En este sentido, es básico que los pacientes tengan plena conciencia que se trata de una intervención quirúrgica y que debe realizarse con todas las garantías. Por lo tanto, es necesario dirigirse a médicos acreditados con el título de especialista en cirugía plástica reparadora y estética, ya que son los que tienen un conocimiento adecuado de las técnicas empleadas”.

– Mayor conciencia después de los implantes PIP

Un 85% de los encuestados considera que, a raíz de los problemas derivados de los implantes mamarios defectuosos de la empresa francesa Poly Implant Prothese (PIP), la población ha tomado más conciencia sobre la importancia de este tipo de intervenciones. Esta tendencia también se confirma por parte de los profesionales: “Los médicos especialistas hemos detectado que, después de la polémica de las PIP, la gente se realiza más revisiones periódicas y solicita toda la información necesaria sobre el producto y la intervención, cosa que anteriormente, muchas veces, pasaba por alto”

Centro de estética María Victoria Escalona.

Visitanos en www.malagaestetica.es

Tienda onLine: www.esteticashop.es

Deja un comentario