Todo sobre el bronceado

bronceado

Para conseguir un bronceado perfecto se unen varios factores.

Hemos de proteger la piel aplicando un protector solar adecuado a nuestro fototipo y necesidad, y también controlar el tiempo de exposición.

¿Qué debemos saber sobre el bronceado?

Después de la exposición solar, unas células llamadas melanocitos producen un pigmento de la piel (melanina). La melanina se extiende por las capas de la piel, produciendo el bronceado.

Los niveles de melanina de cada persona dependen del fototipo de piel, lo cual hace que algunas personas luzcan naturalmente un bronceado intenso, dorado, gradual…

Hay 6 fototipos: de 1 (piel pálida) a 6 (piel oscura) que dependen del tono de piel y del color del pelo y los ojos.

Todas las personas cuentan con el «umbral de bronceado», el límite de bronceado.

¿Hemos de usar protectores solares pese a tener un fototipo alto?

Sí, todos hemos de proteger la piel contra las quemaduras y el envejecimiento prematuro. Con un buen protector solar la piel lucirá su bonito moreno durante más tiempo, más brillante, y se verá más sana e hidratada. Y con un buen aftersun, podremos conseguir dejar

La protección solar protege la piel de los daños a corto y largo plazo provocados por los rayos solares. Si la piel está expuesta a estos rayos durante mucho tiempo o sin protección, la piel tenderá a quedar deshidratada, envejecida, llegando a aparecer quemaduras o manchas oscuras.

Tras la exposición solar aplicar un buen aftersun para cuidar la piel, con propiedades calmantes y regeneradoras, evitando el envejecimiento de la piel, y mejorando su elasticidad.

Es conveniente escoger un protector solar específico de cara y escote, ya que la piel tiende a ser más delicada, y es recomendable en pieles que ya manifiesta síntomas de envejecimiento o manchas solares. Igualmente, un protector labial es imprescindible si sus labios tienden a resecarse.

Otra opción recomendable es preparar la piel gradualmente en un centro de bronceado, para aumentar la protección al sol mediante el bronceado natural. Aún así, cuando vayamos a la playa, no debemos dejar de usar un buen protector.

¿Qué nivel de protección hemos de usar?

Hemos de tener en cuenta varios factores:
1. El fototipo: La piel clara necesita mucha más protección.
2. La hora del día (o momento del año) de la exposición al sol. Se recomienda evitar la exposición al sol en las horas del mediodía en verano, y de hacerlo, aumentar la Protección. Recordemos que incluso es necesario usar protección en días nublados.
3. El lugar. Si estamos en un clima tropical, por ejemplo, se requiere una leche protectora para climas extremos o tropicales, con mayor factor de protección y resistencia al sudor. Asimismo, hay protectores solares creados específicamente para el clima de montaña.

Igualmente, hemos de recordar que además de estos factores, hemos de escoger bronceadores o cremas protectoras de fácil uso, y que garanticen una aplicación lo más homogénea posible.

¿Hemos de cuidar nuestra piel antes y después de la exposición al sol?

Es recomendable preparar la piel para el bronceado, y mantenerla cuidada e hidratada posteriormente. En el mercado existen multitud de gamas de aftersun, en crema o aceite, con propiedades calmantes y regeneradoras que además realzan el color. Muchos aftersun contienen Aloe Vera, un completo agente hidratante natural con potentes propiedades calmantes.

La mayoría de las marcas pioneras en protección solar llevan años invirtiendo en la investigación del sol, aplicando la última tecnología y los mejores ingredientes activos al cuidado de la piel expuesta al sol.


Centro de estética María Victoria Escalona.

Visitenos en www.malagaestetica.es

Tienda onLine: www.esteticashop.es

 


 

Deja un comentario