La liposucción aumentaría la grasa abdominal profunda.

[box type=”warning”] Podría aumentar la llamada grasa visceral que rodea los órganos abdominales. Un tipo de grasa no saludable.[/box]

Nueva York (EE.UU) – La liposucción es uno de los tratamientos más populares en cirugía plástica pero podría tener un efecto no deseado en mujeres que no realizan actividad física.

Un nuevo estudio sugiere que en las mujeres que se realizan una liposucción para reducir el abdomen aumentaría la cantidad de grasa abdominal profunda, que es un tipo de grasa no saludable.

Un equipo de Brasil observó que a los pocos meses de una liposucción abdominal podía aumentar la llamada grasa visceral que rodea los órganos abdominales. La buena noticia, según anuncian, es que el ejercicio regular podría prevenirlo.La grasa no es “tejido inerte”, dijo la autora principal, Fabiana Benatti, de la Universidad de San Pablo. “Extraerla quirúrgicamente tiene consecuencias importantes, como el crecimiento compensatorio de la grasa visceral, que es dañina en el largo plazo”, dijo por correo electrónico.La grasa visceral, a diferencia de la grasa superficial, está asociada con el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedad cardíaca.El estudio, para el equipo de Benatti, sería el primero que proporciona “una prueba contundente” de que la liposucción induce la formación de grasa visceral, por lo menos si no se hace ejercicio.– El ejercicio elimina la grasa visceral 

Los resultados surgen de 36 mujeres con peso normal que se habían realizado una liposucción para eliminar pequeñas cantidades de grasa abdominal superficial. Todas eran sedentarias. Al azar, el equipo le indicó a la mitad empezar un programa de ejercicio a los dos meses de la cirugía. El programa incluía sesiones tres veces por semana de cinta para caminar y entrenamiento muscular suave. La otra mitad mantuvo el estilo de vida habitual.

A los cuatro meses, las mujeres sedentarias mantenían el abdomen más plano, pero tenían en promedio un 10 por ciento más grasa visceral que antes de la cirugía, mientras que en el grupo que ejercitó no se observó ese aumento, según publica el equipo en “Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism”.

“La causa podría ser que ese depósito de grasa tendría un metabolismo más activo que otros depósitos grasos”, explicó la autora.

Otro motivo podría ser que la liposucción destruye la “arquitectura” de las células grasas debajo de la piel. Entonces, la producción de grasa se reorientaría a las células grasas viscerales intactas.

– La liposucción no es un tratamiento de la obesidad

Los especialistas sostienen que la liposucción no debería considerarse un sustituto de la dieta saludable y el ejercicio. Está destinada a reducir bolsones de grasa difíciles de eliminar, pero no para tratar la obesidad, según señala la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos (ASPS, por su nombre en inglés).

Para esa organización, los mejores candidatos para la liposucción son las personas con peso normal o sobrepeso moderado y que hacen ejercicio con regularidad.

Y a partir de los nuevos resultados, la actividad física después de la liposucción es clave, indicó Benatti.

La ASPS estima que en el 2011 se realizaron una liposucción en Estados Unidos unas 204.700 personas, un 42 por ciento menos que en la década anterior.

Los riesgos de la liposucción en el corto plazo incluyen la formación de coágulos sanguíneos, el daño de la piel o los nervios y la flacidez cutánea en los sitios donde se extirpó la grasa.

Pero poco se sabe sobre si la liposucción está asociada con complicaciones en el largo plazo, según sostiene el equipo de Benatti.

Centro de estética María Victoria Escalona.

Visitenos en www.malagaestetica.es

Tienda onLine: www.esteticashop.es

 

 

Deja un comentario