Ginecoestética. La cosmética intima antiage que mejora la vida sexual.

[box]

Procedimientos que buscan retroceder el paso de los años y el efecto de los partos en el aparato genital femenino así como también resolver algunos problemas funcionales de la vida sexual.

[/box]

La última tendencia es el llamado rejuvenecimiento vaginao, en términos más generales, la ginecoestética.

El rejuvenecimiento vaginal es una técnica que ha ganado mucha notoriedad en estos últimos tiempos.

Según la Academia Norteamericana de Cirugía Cosmética, las cirugías de estética genital son las que más aumentaron durante el 2011, en parte gracias a la difusión  que le dieron algunas famosas. Pero la ginecostética no abarca solo este procedimiento.

A diferencia de las pacientes que visitan el consultorio del especialista en medicina estética, la edad de quienes recurren al rejuvenecimiento vaginal es sensiblemente menor. Se trata de mujeres que consultan, a veces, a partir del primer parto, mujeres que pueden tener 25 años, aunque en la mayoría de los casos la edad oscila entre los 35 y los 45.

Esta tendencia, que surge de la propia demanda de las pacientes, nació en los Estados Unidos y en Europa.

– Opciones y tratamientos de una demanda que crece día a día

Se atienden pacientes desde los 18. Pero también pacientes de hasta 65 o 70 años que, a partir de la menopausia, tienen problemas de sequedad vaginal, lo que causa dolor durante las relaciones.

La lista de procedimientos que abarca la ginecoestética es amplia, e incluye desde tratamientos mínimamente invasivos hasta cirugías de rejuvenecimiento vaginal.

 Los procedimientos

  •  La infiltración con ácido hialurónico del Punto G, que permite más satisfacción durante la relación. El ácido hialurónico que se emplea para “amplificar” este punto es el mismo que se utiliza en estética facial para rellenar pómulos.  
  • – Infiltración con ácido hialurónico de los labios mayores y menores de la vagina, que les devuelve la turgencia que pudo haberse perdido.
  • – El uso del plasma rico en plaquetas para el tratamiento de la sequedad vaginal, es una práctica novedosa. Se obtiene a partir de la misma sangre de la paciente, que es filtrada para aumentar la concentración de plaquetas que, aplicadas dentro de la mucosa vaginal, estimulan la secreción de ácido hialurónico, colágeno y elastina, lo que mejora la lubricación del canal vaginal y evita el dolor durante la relación.

En el caso del tratamiento estético no quirúrgicolas pacientes retoman su vida normal el mismo día de la aplicación, con las recomendaciones generales adecuadas a cada caso en particular y las medidas de higiene necesarias.

– Otros procedimientos más invasivos y algunos incluso quirúrgicos son: 

  • la lipoescultura del monte de Venus (con fines puramente estéticos)
  • el uso del láser para mejorar la tonicidad de los músculos de la vagina
  • la reconstrucción del himen (himenoplastia) y la reducción quirúrgica de los labios menores (labioplastia de reducción).

 

Técnicas que han avanzado y mejorado mucho en los últimos 3 años, que fue cuando se comenzaron a usar. Se trata de una tendencia que nace de la demanda de las pacientes, pero que cada vez se desarrolla y se pide mucho más.

Es importante destacar, que todas estas prácticas surgieron no solo bajo una mirada puramente estética sino en relación a necesidades y problemas físicos (secuelas post parto, sequedad vaginal, prurito, dolor durante el acto) que afectan la vida sexual de las mujeres.

Centro de estética María Victoria Escalona.

Visitanos en www.malagaestetica.es

Tienda onLine: www.esteticashop.es

Deja un comentario